poesia especial de un amigo Van Maese Auditore

  • Posted on junio 22, 2012 at 19:16
22 de junio de 2012 14:39
Me deleito en el silencio
que ha de romper el gemido
que se gesta en las entrañas
del incorrupto cuerpo
al que arrebata su santidad
el tacón de una bota de cuero.

¡Que extienda el Halcón-hombre sus alas
y su amplitud ciegue soles y nuble cielos!
…o véndame quizás los ojos
para desarrollar el resto de sentidos
y de tu piel prívame el tacto
anudándome fuerte el lazo de mis manos
y para negarme la cereza de tu boca
grapa o cose con esparto mis labios.

Este Rey, a sí mismo destronado,
renuncia hoy a la regencia
hincando las rodillas en la arena
para convertirse en tu esclavo,
sin atender a Dios, obviando al Diablo,
tan solo a expensas de ser participe
del más sublime de tus pecados

A %d blogueros les gusta esto: