Fantasia para mi acomañante por ser comrensivo y eserarme hasta desues de la cena de G&G

  • Posted on agosto 2, 2012 at 8:21
Solo  para mi acompañante el dia de la cena de aniversario de G&G

                                                           Os , voy a revelar un secretito siempre con el permiso de mi acompañante .

Ya sabeis los que estabamos en la cena ,que tenia que irme en cuanto terminara , pues me venian a buscar para pasar el fin de semana en Calella de Palafrugell , era la cantada de Habaneras y ya la habia pasado alguna vez con él , y esta vez ibamos a llegar tarde ,pero le prometí una sorpresa ( ahora comprendereis por que iba algo sexy por debajo de la falda y la blusa trasparente roja). Así que después de los besos juegos y caricias con los compis en el restaurant ” si si el morreito con queso a Paula y las caricias a mi amorzote Nina , más alguna cosilla que no sé si os acordais, a eso de casi las tres de la madrugada me vino a recoger , iba una servidora algo calentita , así que al subir un morreo duradero más masajeo mutuo , y arrancamos para Girona, la falda negra aún no recuerdo como desapareció y me quedé con el body y mis manos en su nuca y entrepierna ; uufffffff ni el aire acondicionado bajó la temperatura, mis dedos jugaban en su cuerpo y cuando él intentaba tocarme le cogia la mano con suavidad y la sugetaba al cambio de marcha.
Pobrecito cuando salimos de la autopista ya en una urbanización le dije : metete por aquí para ver las casas .. jjaja aún no sabía lo que le esperaba , pregunté ¿ me vas a dejar que te dé ordenes ? Él asustado y confiando en mí asintió con la cabeza ,

y en una calle sin nadie ,y con el morbo de sabernos a las puertas de las viviendas , le dije para a un lado , y no salgas hasta que yo te lo diga eso sí ,te doy permiso para que me hagas fotos . Me bajé con el body y justo al lado del bosque y frente a las torres me puse a incitarle como si fuera una chica de carretera con la camara en mano emezó a hacerme fotos y cuando ya me habia dicho varias veces que no aguantaba más le dije con el dedo que viniera a mi lado y allí despacio y escitados hicimos todo lo que se nos ocurrió , mientras los coches pasaban por la carretera a unos veinte metros de donde estabamos jugando . Y ese fué el principio de un fin de semana en la costa Brava a la que adoro.

A %d blogueros les gusta esto: